Tiovivo de Palabras

Me gusta mucho leer. Siempre me ha gustado. Leo tanto que me descubro leyendo libros cuyo final conozco de memoria. Poco a poco voy perdiendo la sorpresa, pero gano momentos únicos en los que -por fin- soy capaz de saborear las palabras.

Me han preguntado muchas veces cuál es mi libro favorito, y muchas veces han sido las que he dudado antes de contestar. Hoy, mientras veía la última joya de Josh Radnor, he encontrado la respuesta: No tengo un valido. Lo que sí tengo son libros que jamás volveré a leer, historias que llegaron en el momento perfecto y que jamás podrán repetirse. Podría releerlos, pero sólo serían réplicas de un terremoto que arrasó mi vida para cambiarla para siempre, evocaciones de un recuerdo.

Por eso releo, porque puede que uno de esos libros no llegase en el momento exacto, porque puede que tenga que leer mil veces antes de que vea esa puerta oculta que hasta entonces me había esquivado. Es posible que encuentre esa iluminación, pero puede que no. Cuando releo siento la seguridad de la confianza, pero cuando abro la primera página de un libro nuevo me embarga una emoción que me acompañará lo que dure la historia.

Seguiré escuchando 19 días y 500 noches o veré la Vida es Bella, pero no por ello dejaré de buscar una nueva melodía o la última película de Josh Radnor.

A lo tonto creo que he llegado a una conclusión más poderosa que la opinión sobre un libro. Habrá momentos en los que todo lo que hagamos tenga consecuencias desastrosas que nos arrastren hasta el más pesaroso fondo de cloaca, y nos sentiremos como cualquier personaje de los magníficos rusos; pero también habrá otros en los que el más mínimo detalle impulse nuestro espíritu hasta cotas que no sospechábamos poder alcanzar. Poco importa el arte si no se une a un momento para lograr la inmortalidad de un sentimiento.

Será que me hago viejo, pero en este tiovivo de palabras y hechos, encuentro comprensión y una lógica que me aplasta hasta que, quizás, empiece un nuevo libro.

-Capítulo primero.

Esta entrada fue publicada en Café y Cigarro., Relatos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Tiovivo de Palabras

  1. ruiseñor dijo:

    Completamente de acuerdo
    Saboreo un libro que releo porque me dice nuevas cosas o me hace volver a sentir momentos inolvidables

  2. Director de Marketing dijo:

    Voy a tener que ver la ultima de Josh. Yo soy al cine lo que el escritor a los libros; cada vez que revise una pelicula, conozco algo Nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s