Aún no te conozco

No te conozco, pero sé que estás ahí. Cuando estoy feliz creo escuchar tus palabras en los susurros del viento, nunca he oído el timbre de tu voz, pero sí la música que crea en mis oídos. Cada día, al volver del trabajo, cambio de camino con la esperanza de que sea ese día el que por fin te conozca. No se me parará el corazón y perderé el habla, al contrario, bombeará tan rápido que creeré que me está dando un ataque, hablaré hasta el infinito por el miedo, el miedo a pensar que cuando acabe la frase puede que te des media vuelta y desparezcas de mi vida.

Quiero ese temor a que te vayas de mi lado, a que camines de nuevo por la acera de la soledad cuando nuestros caminos han estado y seguirán estando irremediablemente unidos; no, es más que eso, sé que eres el único camino que puede llevarme a cualquier meta.

Ansío sentir celos al verte marchar por un lapso de tiempo, seré celoso del mismo cuando te arrebate de mi lado, pero le alabaré cuando me permita disfrutar de incontables tardes contigo. Sin ti, no hay lapso de tiempo lo suficientemente breve que me impida llorar tu ausencia.

Necesito sentir dolor, el dolor de un muro que se rompe, de un edificio caído tras otro que cree la desolación absoluta en mi alma para que juntos seamos uno. No voy a volver a hablar en singular ni a vanagloriarme del orgullo si tú no estás ayudando a germinar mi espíritu. Sin ti no hay crecimiento, no hay futuro…, no tengo esperanza.

Deseo llorar, para que cada lágrima sirva para ablandar la esencia de mi corazón y pueda plantar en él la semilla de tu amor, y así, nazca fuerte el árbol de nuestra vida.

Anhelo odiar, un odio hacia todo aquello que pueda perturbarte, aunque sea hacia mí mismo. Ambiciono pelear contra todo y contra todos los que impidan que la sonrisa florezca en tus labios, una sonrisa que espero, me dediques algún día.

Finalmente huiré, huiré de cada detalle que no te incluya, de lo absorbente, de lo rutinario. Quiero que seas mi libertad, y poder entregarte por fin las alas de mi espíritu para que sólo tú tengas la llave para poder hacerme volar.

Aún no te conozco, pero ya me has hecho mejor persona.

Esta entrada fue publicada en A solas con un vino, Relatos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Aún no te conozco

  1. C dijo:

    Beautifully written and very intense, I can feel the emotions…I love it!

  2. Anónimo dijo:

    Sencillamente conmovedor, precioso…se siente pasar el tiempo de puntillas para no perturbar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s