Yo soy más de los reyes

Lo reconozco, con la mano en el pecho puedo prometer y prometo, que yo soy más de los reyes. No es que reniegue de Santa Claus, pues a caballo regalado no se le mira el diente, es que para mí los reyes son un ejemplo.

Puede que esté influido por los anuncios de Benetton, pero a mí un grupo variado interracial me dice mucho más que la clásica estampa del gordito, bonachón y de clase alta americana. Las mejillas sonrosadas y la afable sonrisa del de Laponia, me parecen símbolo de unas copas de más, el famoso: ¡Jo jo jo!, es claramente un intento de decir: ¡Joder, Rudolph, que nos la pegamos! Porque esa es otra, no sólo es que el conductor vaya borracho, es que el reno principal tiene la nariz roja de ir también bien servido. ¿Se imagina que usted va borracho conduciendo y su coche va todavía peor? ¡Y encima conduciendo la noche del 24, probablemente una de las de mayor tráfico! Esto lo solucionaban los de la Guardia Civil en dos minutos, control de alcoholemia, multa ejemplificante, y el borracho unos días a la trena. Y no os digo yo que el gordito no lo pasase bien en la cárcel.

Los reyes entran en mi casa con guante blanco, no tengo ni idea de cómo entran o salen, son como los de Hacienda, simplemente me regalan cosas en vez de regalarme desgracias. Sin embargo, Papá Noel es de los que entra por la chimenea, yo siento que cada veinticinco le hacen una colonoscopia a mi casa, y encima luego me pisotea toda la alfombra con los zapatos llenos de hollín; claro, el tiene empleados a miles de duendecillos que le hacen las tareas, pero los del pueblo llano no podemos dedicarnos a la contratación infantil. Una vez dentro de la casa no puede dejarme los regalos encima de la mesa del salón, no, tiene que meterlos en los calcetines. Joder, los tengo tan dados de sí que los utilizo de batamanta. Que quieren que les diga, a mí el rollo de la colonoscopia y el fetichismo con los pies ajenos me tiene algo asqueado.

Los duendecillos de Santa, a parte de no llegar ninguno a la edad legal de trabajar, tienen una jornada continua de 364 días, sólo descansan el día de navidad, ríase usted de las cuarenta horas semanales, eso se lo hacen a otros colectivos y tenemos huelga continua durante años. Pero no termina ahí la cosa con los niños, encima les hacen vestirse de una forma que ni un rockero pasado de heroína, pobres, hace tiempo que no veo un caso semejante de bulling en la oficina. Y después de un año de esclavitud vestido de payaso, ¿Quién se lleva el mérito del trabajo bien hecho? El gordito borracho que trabaja sólo un día. Joder, ¡que un sindicalista del senado trabaja más! Debería aprender de los reyes, que llevan a los pajes a todos lados, dándoles la oportunidad de guiarles, otorgándoles responsabilidad y permitiendo que aparezcan en todos los belenes del mundo tan ricamente vestidos, eso es el liderazgo y el trabajo en equipo del siglo XXI.

¿Y qué me dicen del medio de transporte? Los reyes, apoyando el negocio rural y los animales típicos, van en camellos, lentos pero seguros, haciendo todo un alarde de paciencia y convirtiéndose en un ejemplo para las ONG´s de protección del dromedario común y del camello. Son famosos pero comprometidos con los demás. ¿Y el gordo? Él lleva unos renos voladores de último modelo, conservados a base de alcohol; los pobres, de la borrachera, le dejan a uno hecho un asquito el tejado de casa, que ni en San Fermín oiga.

Llámenme reaccionario, pero yo prefiero que visiten mi casa unos -perfectamente educados- reyes de oriente, que el borracho del pueblo.

En fin, con esta pequeña carta de apoyo a los reyes magos quiero aprovechar para pedir tiempo, tiempo para mí y para vosotros, para que podamos dedicarlo a las cosas que realmente nos importan. Espero que tengáis todos una muy feliz Navidad.

Esta entrada fue publicada en Desayuno Frío, Opinión/Actualidad, Relatos, Temáticos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Yo soy más de los reyes

  1. Anónimo dijo:

    Efectivamente, el tiempo es el mejor regalo que se puede pedir y el mejor que se puede hacer… Espero que se cumpla tu deseo y que guardes un poquito para compartirlo con la gente que te quiere.

  2. nachomonereo dijo:

    Este me ha hecho mucha gracia. Espero que tu post no se deba a que el susodicho de Laponia no te haya dejado muchos regalos hace unos días (y esto es un intento, en el último minuto, de ganarte la voluntad de sus majestades de oriente…)

  3. Anónimo dijo:

    Ya era hora de una divertida defensa de nuestros Reyes Magos
    Feliz Navidad a todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s