Los viajes en avión con Ryanair

“Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos.” -Dijo a principios de siglo Fernando Pessoa. Don Fernando, como tantos viajeros de sueños imbuidos por el ideal de la aventura, no conocía los paradigmas mercantilistas de Michael O’Leary, el dueño de Ryanair.

La esencia de un viaje es siempre la búsqueda de los límites de la personalidad del individuo. Así, personas como el profesor Livingstone traspasaron las ignotas fronteras del corazón de África, otros escalaron por primera vez el monte Everest, Colón o Magallanes buscaron el fin del mundo, incluso algunos realizaron viajes de introspección para conocer los límites del pensamiento y la individualidad humana. Todos ellos, sin excepción, partieron siendo conscientes de que la única frontera era su libertad y su único apoyo la ciega esperanza.

En la actualidad, el verdadero límite de las personas está en esos cincuenta y cinco milímetros de altura de equipaje que impone la gran compañía. Ryanair enmarca la infinita estupidez de nuestro intelecto en forma de maleta de mano. Una sonrisa austera y una cartera llena son las únicas armas que nos otorgan valor en el ideal del viaje económico, como cerdos bien cebados caminamos entre las miradas golosas de azafatas que apenas darán tregua a nuestra necesidad de consumir. Las bellotas van cayendo en forma de concursos, bebidas y cigarrillos sin humo, pero en vez de engordar las piaras buscando buen jamón, se tortura mediante la ausencia de descanso para obtener el único producto que ofrece Ryanair, la extorsión monetaria.

Empachados de una publicidad cutre que hemos pagado con el precio del billete, sin nuestra maleta que va guardada en la bodega, saturados de mensajes absurdos pregonados por azafatas de simpatía hostil, con la cartera tan vacía como nuestra paciencia; aún tenemos que menear bien el cencerro para celebrar que lo único que tiene que hacer una compañía aérea –que es llevarnos a la hora prometida a nuestro destino-, lo ha cumplido gracias a una estimación de duración de viaje desproporcionada.

Finalmente, una vez fuera del avión y dirigiéndonos a nuestro destino real, sólo podemos ser conscientes de que Don Fernando tenía razón, somos animales y como tal nos trata la compañía, sin más personalidad que la de un becerro o un marrano, cuya única esperanza en el viaje consiste en balar: “Tirotí torí, Ryanir informa de que el vuelo ha llegado en hora”.

Esta entrada fue publicada en Opinión/Actualidad, Temáticos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Los viajes en avión con Ryanair

  1. Anónimo dijo:

    INTRODITO
    Ryanair desconoce lo que significa atención al cliente. Incluso su telefono es una estafa, 15′ de media de esperar respuesta en las 2 ocasiones, con tarifa internacional.
    Creo que la cia es el espejo de su presidente, un ignorante, borracho que ha sabido hacer dinero con la cia,
    En los aterrizajes suena una corneta, es el simbolo que se le ha ocurrido al descerebrado, para demostrar que el trato que recibimos los pasajeros es el mismo que nos darian en el ejercito.
    POR CIERTO: COMPRO PASAJES REALMENTE BARATOS, PERO ME HACEN UN CARGO POR EL DOBLE DEL IMPORTE, ADEMAS DE MANDARME EL RECIBO. RECLAMO, GASTO DINERO Y PACIENCIA Y ME DICEN QUE EN 3 DIAS ME DEVUELKVEN EL DINERO.
    ESTE GANSTERISMO QUE SIGNIFICA? PORQUE ME HACEN UN CARGO DEL DOBLE DE LA CANTIDAD PACTADA POR LOS PASAJES.?
    Ademas si no sacas la tarjeta de embarque, son nada mas y nada menos que 60€. si tu maleta no tiene las medidas adecuadas son 60€mas.
    Son cerdos, sin querer rebajar a los pobres animales.
    Desde luego si todos los irlandeses son asi, no me extraña que el pais ande tan mal.

  2. anonimo 2 dijo:

    Las normas de esta compañía son claras, vienen en la tarjeta de embarque. Si no quieres cumplirlas tienes otras lineas areas que te darán el servicio que quieres. Mucha gente ha podido viajar por toda Europa a precios bajos. No todos podemos permitirnos viajar con las High Cost. Ryanair es una empresa, igual que las demás y creo que tiene el derecho de obtener beneficios, diversificando y ofreciendo mas servicios que el propio billete. La verdad no entiendo esa manía con esta compañía.

    • Muchas gracias por el comentario Anónimo 2. Como bien apuntas, las normas de la compañía son claras -discrepo un poco en las formas de comunicación, pero bueno-, por lo que quizás deberíamos entrar en el debate de la “responsabilidad social” de dicha compañía; o sobre los límites de calidad de servicio que se permiten por las normativas locales; o incluso, si dichas normativas locales tienen la fuerza necesaria para oponerse normativamente, o más bien taxativamente, a la voluntad de una compañía. En fin, no deja de ser un tema excesivamente extenso para tener a través de post. ¡Un saludo!

  3. Anónimo dijo:

    No puedo estar mas de acuerdo

  4. Anónimo dijo:

    Je , je …Da gusto ver que alguien empieza a alzar la voz contra los que en vez de darnos un servicio de calidad nos dan un buen cencerro y … encima nos entimos agradecidos por al trato recibido, por ser barato
    Elena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s